Posteado por: danieliturra | 3 diciembre, 2006

Discurso de Harold Pinter, nobel 2005 de literatura. (Fragmentos)

"El lenguaje político, tal como lo usan los políticos, no se adentra en
ninguno de estos territorios dado que la mayoría de los políticos,
según las evidencias de que disponemos, no están interesados en la
verdad sino en el poder y en conservar ese poder. Para conservar ese
poder es necesario mantener al pueblo en la ignorancia, que las gentes
vivan sin conocer la verdad, incluso la verdad sobre sus propias vidas.
Lo que nos rodea es un enorme entramado de mentiras, de las cuales nos
alimentamos.


Como todo el mundo aquí sabe, la justificación de la invasión de Irak
era que Sadam Hussein tenía en su posesión un peligrosísimo arsenal de
armas de destrucción masiva, algunas de las cuales podían ser lanzadas
en 45 minutos y provocar una espeluznante destrucción. Nos aseguraron
que eso era cierto. No era cierto. Nos contaron que Irak mantenía una
relación con Al Quaeda y que era en parte responsable de la atrocidad
que ocurrió en Nueva York el 11 de Septiembre de 2001. Nos aseguraron
que esto era cierto. No era cierto. Nos contaron que Irak era una
amenaza para la seguridad del mundo. Nos aseguraron que era cierto. No
era cierto.
La verdad es algo completamente diferente. La
verdad tiene que ver con la forma en la que Estados Unidos entiende su
papel en el mundo y cómo decide encarnarlo.
(…)


La invasión directa de un estado soberano nunca ha sido el método
favorito de Estados Unidos. En la mayoría de los casos, han preferido
lo que ellos han descrito como "conflicto de baja intensidad".
Conflicto de baja intensidad significa que miles de personas mueren
pero más lentamente que si lanzases una bomba sobre ellos de una sola
vez. Significa que infectas el corazón del país, que estableces un
tumor maligno y observas el desarrollo de la gangrena. Cuando el pueblo
ha sido sometido – o molido a palos, que viene a ser lo mismo – y tus
propios amigos, los militares y las grandes corporaciones, se sientan
confortablemente en el poder, tú te pones frente a la cámara y dices
que la democracia ha prevalecido. Esto fue lo normal en la política
exterior de los Estados Unidos durante los años de los que estoy
hablando.


Yo estuve presente en una reunión en la embajada de los EEUU en Londres a finales de los 80.

El
Congreso de Estados Unidos estaba a punto de decidir si dar más dinero
a la Contra para su campaña contra el estado de Nicaragua. Yo era un
miembro de una delegación que venía a hablar en nombre de Nicaragua,
pero la persona más importante en esta delegación era el Padre John
Metcalf. El líder del grupo de EEUU era Raymond Seitz (por aquel
entonces el ayudante del embajador, más tarde él mismo sería
embajador). El Padre Metcalf dijo: "Señor, dirijo una parroquia en el
norte de Nicaragua. Mis feligreses construyeron una escuela, un centro
de salud, un centro cultural. Vivíamos en paz. Hace unos pocos meses un
grupo de la Contra atacó la parroquia. Lo destruyeron todo: la escuela,
el centro de salud, el centro cultural. Violaron a las enfermeras y las
maestras, asesinaron a los médicos, de la forma más brutal. Se
comportaron como salvajes. Por favor, exija que el gobierno de EEUU
retire su apoyo a esta repugnante actividad terrorista."


Raymond
Seitz tenía muy buena reputación como hombre racional, responsable y
altamente sofisticado. Era muy respetado en los círculos diplomáticos.
Escuchó, hizo una pausa, y entonces habló con gravedad. ‘Padre’, dijo,
‘déjame decirte algo. En la guerra, la gente inocente siempre sufre’.
Hubo un frío silencio. Le miramos. Él no parpadeó.

La gente inocente, en realidad, siempre sufre.
Finalmente
alguien dijo: ‘Pero en este caso "las personas inocentes" fueron las
víctimas de una espantosa atrocidad subvencionada por su gobierno, una
entre muchas. Si el Congreso concede a la Contra más dinero, tendrán
lugarmás atrocidades de esta clase. ¿No es así? ¿No es por tanto su
gobierno culpable de apoyar actos de asesinato y destrucción contra los
ciudadanos de un estado soberano?

(…)
Os digo que Estados Unidos son sin duda el mayor espectáculo ambulante.
Pueden ser brutales, indiferentes, desdeñosos y bárbaros, pero también
son muy inteligentes. Como vendedores no tienen rival, y la mercancía
que mejor venden es el amor propio. Es un gran éxito. Escuchen a todos
los presidentes de Estados Unidos en la televisión usando las palabras,
"el pueblo americano", como en la frase, "Le digo al pueblo americano
que es la hora de rezar y defender los derechos del pueblo americano y
le pido al pueblo americano que confíe en su presidente en la acción
que va a tomar en beneficio del pueblo americano".

Es una
estratagema brillante. El lenguaje se usa hoy en día para mantener
controlado al pensamiento. Las palabras "el pueblo americano" producen
un cojín de tranquilidad verdaderamente sensual. No necesitas pensar.
Simplemente échate sobre el cojín. El cojín puede estar sofocando tu
inteligencia y tu capacidad crítica pero es muy cómodo. Esto no
funciona, por supuesto, para los 40 millones de personas que viven bajo
la línea de pobreza y los dos millones de hombres y mujeres prisioneras
en los vastos "gulags" de las cárceles, que se extienden a lo largo de
todo Estados Unidos.

(…)
¿Qué le ha pasado a nuestra sensibilidad moral? ¿La hemos tenido alguna
vez? ¿Qué significan estas palabras? ¿Se refieren a un termino muy
raramente utilizado estos días – conciencia? ¿Una conciencia para usar
no sólo con nuestros propios actos sino para usar también con nuestra
responsabilidad compartida en los actos de los demás? ¿Está todo
muerto? Mirad Guantánamo. Cientos de personas detenidas sin cargos a lo
largo de tres años, sin representación legal ni un juicio conveniente,
técnicamente detenidos para siempre. Esta estructura totalmente ilegal
se mantiene como un desafío a la convención de Ginebra. Esto no es sólo
tolerado sino que es difícilmente planteado por lo que se llama "la
comunidad internacional". Esta atrocidad criminal la comete un país,
que se declara a sí mismo "el líder del mundo libre". ¿Pensamos en los
habitantes de la bahía de Guantánamo? ¿Qué es lo que dicen los medios?
Lo reseñan ocasionalmente – una pequeña mención en la pagina seis.
Ellos han sido consignados a una tierra de nadie de la que, por cierto,
puede que nunca regresen. En la actualidad muchos están en huelga de
hambre, alimentados a la fuerza, incluidos los residentes británicos.
No hay sutilezas en estos procesos de alimentación. Ni sedaciones ni
anestésicos. Solo un tubo insertado en tu nariz y dentro de tu
garganta. Tú vomitas sangre. Esto es tortura. ¿Qué ha dicho la
secretaria británica de Exteriores sobre esto? Nada. ¿Qué ha dicho el
primer ministro británico sobre esto? Nada ¿Por qué no? Porque los
Estados Unidos han dicho: criticar nuestra conducta en la bahía de
Guantánamo constituye un acto poco amistoso. O estáis con nosotros o
contra nosotros. Así que Blair se calla.

(…)
Sé que el presidente Bush tiene algunos escritores de discursos muy
competentes pero quisiera prestarme voluntario para el puesto. Propongo
el siguiente discurso breve que él podría leer en televisión a la
nación. Le veo solemne, con el pelo cuidadosamente peinado, serio,
confiado, sincero, frecuentemente seductor, a veces empleando una
sonrisa irónica, curiosamente atractiva, un auténtico macho.

"Dios
es bueno. Dios es grande. Dios es bueno. Mi dios es bueno. El Dios de
Bin Laden es malo. El suyo es un mal Dios. El dios de Saddam también
era malo, aunque no tuviera ninguno. Él era un bárbaro. Nosotros no
somos bárbaros. Nosotros no decapitamos a la gente. Nosotros creemos en
la libertad. Dios también. Yo no soy bárbaro. Yo soy el líder
democráticamente elegido de una democracia amante de la libertad. Somos
una sociedad compasiva. Electrocutamos de forma compasiva y
administramos una compasiva inyección letal. Somos una gran nación. Yo
no soy un dictador. Él, sí. Yo no soy un bárbaro. Él, sí. Y aquel otro,
también. Todos lo son. Yo tengo autoridad moral. ¿Ves mi puño? Esta es
mi autoridad moral. Y no lo olvides"

Nota: A los ociosos(as) de siempre, les recomiendo que vean el discurso completo en http://www.nodo50.org/haydeesantamaria/docs_ajenos/2005/hpinter_09122005.htm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: